9N, nou o fals. La meva opinió.

Mas nos prometió [a los catalanes] —puede que solo implícitamente— que mañana votaríamos. No lo consiguió, y por tanto no votaremos —stricto sensu—, solo daremos nuestra opinión. El independentismo, en su momento, no le pidió responsabilidades, puede que porque hubiera sido lesivo para el movimiento, y se comió con papas el orgullo, aceptando la consulta de mañana, una consulta de broma. Espero que estas responsabilidades se pidan el día 10, en lugar de continuar el espectáculo, como parece querer el President, enviando cargas a Madrid para pedir la consulta, como si volviéramos a estar en enero, y toda la movilización de 2014 hubiese sido en vano.

Digo “movimiento” y no Proceso, porque esta última palabra presupone un único final. La alternativa del no se ha oído poco dentro —¿mayoría silenciosa?— y ha ejercido, desde fuera, más el imperialismo que la política. Espero que los paralelismos con las verdaderas colonias de final del siglo XIX sean los menos posibles.

Para mí, los dos posibles finales son moral y, de manera muy probable, jurídicamente, válidos; políticamente factibles —si nos comportamos como humanos post 19448, razonantes y no violentos— y científicamente inciertos. No hago mío ninguno de los dos.

Pero, por dignidad, puede que solo contra el imperialismo —o para defender de alguna manera la libertad—, por favor: vayan a votar (sí-sísí-no, o no) mañana por mí, que no lo puedo hacer.

512px-F1_yellow_flag.svg

En Mas ens prometé —potser només implícitament— que demà votaríem. No ho aconseguí, i per tant no votarem —stricto sensu—, només donarem la nostra opinició. L’independentisme, en el seu moment, no li va demanar responsabilitats, potser perquè hagués sigut lesiu pel moviment, i es va menjar amb patates l’orgull, acceptant la consulta de demà, de fireta. Espero que aquestes responsabilitats es demanin el dia 10, en comptes de continuar l’espectacle, com semblar voler el President, enviant cartes a Madrid per a demanar la consulta, com si tornéssim a ser al gener i tota la movilització de 2014 hagués sigut endebades.

Dic “moviment” i no Procés, perquè aquesta última paraula presuposa un únic final. L’alternativa del no es va sentir poc a dins —¿majoria silenciosa?— i va exercir, des de fora, més l’imperialisme que la política. Espero que els paral·lelismes amb les veritables colònies a les darreries del segle XIX siguin els menors possibles.

Per a mi, els des possibles finals són moralment (i, tot probablement, jurídica) vàlids, políticament factibles —si ens comportem com humans post 1948, raonants i no pas violents— i científicament incerts. No en faig meu cap dels dos.

Però, per dignitat, potser només contra l’imperialisme —o per defensar d’alguna manera la llibertat—, si us plau: aneu demà a votar (sí-sísí-no, o no) per mi, que no ho puc fer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s