¿Para qué sirve la Historia?

Esta es una pregunta que me hago constantemente, especialmente desde mi incursión en la investigación antropológica (desde el lado, al menos aún, de la biología). Estos días he estado escribiendo algo en relación a ello y a dos interesantes noticias relacionadas con la gran historia [evolutiva] del ser humano: aparentemente, todos los eucariotas vendríamos de una célula biflagelada (esto es, una célula con dos flagelos, unos minúsculos latiguillos), y nuestros tataraprimos, los ancestros de los monos sudamericanos (platirrinos), cuyo “hogar” original se desconocía, eran prácticamente iguales que sus contemporáneos monos de África, de donde se deduce que vendrían entonces los primeros. Sobre el segundo descubrimiento, a primera vista parece sorprendente que se haya hecho a partir solamente de unos minúsculos dientes (de unos 10 milímetros cuadrados cada uno), pero la tecnología y el nivel de conocimiento adquirido son tales que permiten conclusiones tan significativas a partir de un material tan escaso.

Curiosamente, me he encontrado en Twitter un interesante post del blog Destilando libros, con la pregunta que encabeza este artículo. Con él, dejo para más adelante mi reflexión al respecto, y me limito a recoger, en forma de extracto aforístico, las ideas que, a vista de pájaro, más me llamaron la atención de las reflexiones de estos interesados en la Historia.

«Lo intangible rellena los huecos de lo mensurable del mundo.» @metronax
«La historia es útil tal que como la base empírica del comportamiento humano en acción.» @magnificoelmulo
«El pasado es “representación” y nunca “reconstrucción”» – @dogville86

En fin, ¿para qué?

Imagen de una construcción aborigen en la isla de La Gomera (Canarias), con vistas al Teide (Tenerife, ídem). Su estudio nos ha permitido interpretarla como un “santuario” y conocer (al menos parcialmente) la cultura prehispánica que fue prácticamente destruida del todo, cuya sociedad conoció un destino entre semejante y la asimilacion. El santuario se encontraría aquí por las vistas al Teide, montaña que los aborígenes veneraban como deidad. (Pero, ¿cuánto hay de real en nuestra interpretación?)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s