Diseñar desde cero un sistema monetario para 370 millones de personas no es un tema baladí. Cuando la Unión Europea decidió, en el Tratado de Maastricht, usar una sola moneda (con sus respectivos billetes), se crearon respectivas comisiones que decidieron todos los aspectos de los mismos, desde el número y valor de los elementos físicos hasta los detalles menores del diseño de estos. Hoy resolvemos tres preguntas básicas sobre el dinero europeo.

  • ¿Por qué los euros siguen la serie 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200, 500?

Matemáticamente, la serie que requiere un menor número de billetes seria la binaria: 1, 2, 4, 8, 16…, pero esta se considera más difícil de usar que la serie decimal (1, 10, 100…). Muchos países de la UE seguían la serie 1, 2, 5, etc., por lo que esta se usó también para los euros «de manera natural».

  • ¿Por qué el billete más pequeño es el de 5 €?

Una vez elegida la serie, se consideró si debía serlo este o el de 2 €. Como todos excepto tres de los países que formaban la UE-15 tenían un billete menor que valía más de 2 ecus (el nombre original, técnico, de los euros, acrónimo inglés de unidad monetaria europea), se eligió que el billete más pequeño fuera el de 5 €. (Los países con billetes menores eran Grecia, Austria e Italia.)

También se planteó la posibilidad de que hubiera una moneda y un billete que valieran 2 €, pero se descartó la idea porque daría más trabajo y porque se ha observado que, en países con ambos elementos para la misma denominación, el público suele preferir uno o el otro.

  •  ¿Por qué el mayor billete es el de 500 €?, o ¿por qué hay siete billetes?

La mayoría de los quince países que formaban la UE en el momento en que se diseñaron los euros tenía entre cuatro y seis billetes, mientras que Luxemburgo y Alemania eran los casos extremos con tres y ocho, respectivamente. Además, varios de los países tenían billetes con denominaciones mayores que los 200 € correspondientes a la serie: Bélgica con 10 000 francos (~248 €), Italia con 500 000 liras (~258 €), Austria con 5000 chelines (~363 €),  Alemania, con 1000 marcos (~511 €)… y tanto en estos como en otros países, la demanda para las denominaciones más grandes era amplia.

Habiendo decidido que el billete más pequeño fuera de 5 €, y que la serie fuera 5, 10, 20, 50, etc., el debate se estableció entre si el último billete debía ser el de 200 o el de 500 €. Lo primero podría haber sido un factor contra la economía ilegal, pero este argumento en su momento se desestimó y se eligió el valor de 500 € para el máximo billete para facilitar el manejo y almacenamiento de grandes cantidades. Así, la serie quedaba en siete billetes: de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 €.

Fuente

  • Heinonen, A. (2015). The first euros: The creation and issue of the first euro banknotes and the road to the Europa series. PDF.

Actualización

Este artículo fue publicado originalmente bajo el título ¿Por qué los euros son como son? (1) el 1 de junio de 2015. Ante la decisión de la desaparición de los billetes de 500 € tomada por el Banco Central Europeo en mayo de 2016, modifiqué el título y algunos detalles del contenido (especialmente en la tercera pregunta) para hacerla más relevante en el contexto actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s