El escenario del Palau de la Música nos recibe ocupado únicamente por el órgano digital que Cameron Carpenter ha diseñado para “poder tener con su instrumento la misma relación que un violinista u otros músicos”. Cuando la luz desaparece, el órgano se ilumina progresivamente y Cameron Carpenter entra al escenario sin más.

Carpenter se pone manos a la obra y toca su propio arreglo de Wagner y varias obras de Louis Vierne. Su destreza es innegable, y es bello verle tocando con todo su cuerpo, entregado al órgano y cerca, visible por el público, lejos en todo sentido del órgano tradicional que invisibiliza a su intérprete.

La música de Carpenter es enérgica. El Palau resuena entero con los graves, y hasta los asientos vibran con su música. Carpenter hipnotiza, aunque su música es difícil en algunos puntos para los poco iniciados; llega a parecer disonante.

 

El escenario se llena para el centro prometido del concierto, los Salmos de Chíchester de Bernstein. La parte de David, cantada en este caso por un niño, con el órgano de Carpenter al fondo, es lo más bello del concierto en sentido clásico, armónico, melodioso.

 

Carpenter regresa del descanso con un movimiento de la Apasionada  (“Patétca”) de Chaikovski, que prosigue con la energía del concierto. Esta se interrumpe en el primer movimiento de la Suite Francesa No. 5 (fruto de un cambio en la programación), en que la energía de Cameron se diluye en lo que parece, en sus manos, un juego de niños. Carpenter acaricia el órgano en este primer movimiento, también melodioso, y regresa a su fuerza en el resto. Es en este momento cuando quizá quedan más patentes las capacidades aumentadas de su órgano digital con respecto a los tradicionales.

El concierto acaba con una Improvisación, marcadamente in crescendo, y una nueva obra de Bach, Pasacalle y fuga en Do menor (BWV 582). Tras ello, un público entregado aplaude con tanta fuerza que obliga a Carpenter a hacer dos bises — e incluso lo acompaña con palmas en el segundo.

 

En suma, una experiencia vibrante que deberían vivir al menos una vez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s