Hace unos meses, un grupo de lenguaraces nos reunimos periódicamente a hablar de las cosas que nos parecen interesantes. No todos somos profesionales de las lenguas, y no solo hablamos de ellas, pero en cada reunión #lenguaraz nos lo pasamos bien hablando y siempre aprendemos algunas cosas nuevas. Por supuesto, ¡todos los lenguaraces están invitados!

Este viernes fue la tercera vez que nos reunimos y, aunque no éramos muchos, hablamos de muchas cosas diferentes.

 

¿No existen insultos en vasco?

Se dice que no hay insultos en vasco, sino que esta lengua los toma del español. Además, algo parecido pasa con el catalán, en que los insultos corrientes (ghilipolles, idiota, imbècil…) son castellanismos o parecen influidos por esta lengua.

¿Qué es lo que pasa aquí? Una hipótesis dice que quizá los insultos vascos y catalanes se perdieron durante la represión lingüística del franquismo, aunque esto choca con que la transmisión de estas lenguas durante esta etapa fue, precisamente, oral, el registro al que pertenecen los insultos.

Otra hipótesis, defendida por Josu (@eleder_), es que el  español es especialmente expresivo en cuanto a los insultos, y que ha generado una gran cantidad de estos, ausentes de otras lenguas (el inglés, el francés…) y que por ello estos son los que han permeado hacia el vasco y el catalán.

¿Qué piensan ustedes?

 

Los ministros extraños

A raíz de la nueva película de Harry Potter, también hablamos de su Ministerio de Magia. ¿Quién sería el Ministro de Magia en España?

¿Y el del Tiempo? Si Salvador Martí es solamente el Subsecretario, y se relaciona directamente con Presidencia mediante un Enlace… ¿es que el Ministerio del Tiempo es solamente una secretaría de Estado? ¿Y si el Ministerio existiese realmente, dependiendo de otro que sí conocemos? ¿Ha sido Jorge Fernández Díaz el Ministro del Tiempo todos estos años?

Y la nota lingüística: si el Ministerio del Interior no es sino una entidad más entre muchas similares… ¿por qué lo escribimos en mayúsculas?

 

Gracias por hacerme esperar

Josu, Leticia (@nimbusaeta)  y Fernando (@gamusino) nos contaron algunas de las cosas que saben sobre el análisis de sentimientos (¿o mejor “emociones” u “opinión general”?) de corpus textuales. Por ejemplo, Leti ha estado analizando la evolución de los sentimientos en la serie Friends.

Pero: ¿qué fiabilidad tienen estos estudios, si se pierden factores como la entonación, la ironía, etc.? Fer nos contó que se están desarrollando aproximaciones contextuales para captar ironías previsibles, como en el texto Gracias por hacerme esperar 20 minutos para atenderme, querido, que realmente ni agradece ni muestra especial cariño…

 

Pronombres neutros

El esperanto, una vez más, surgió en nuestro conversación. Nos contó Josu que, en pleno siglo XIX, el inventor de esta lengua auxiliar, el Dr. Zamenhoff, se adelantó a la sensibilidad de su época dotando a su lengua de un pronombre personal para aquellos “que no se sintieran representados o no quisieran usar para ellos mismos ni el masculino (li) ni el femenino (ŝi, [ʃi])”.

Sin embargo, este pronombre era ĝi [d͡ʒi], el mismo que se usa para las cosas u objetos inanimados (correspondiente al inglés it). Esto ha hecho que la buena intención de Zamenhoff haya quedado diluida en esta confusión de pronombres, y algunos esperantistas aboguen por un cuarto pronombre, marcadamente personal pero sin género. Existe toda una serie de posibilidades al respecto, enmarcadas en la “reforma del género en el esperanto”, como se puede leer en la Wiki.

ling-esperanto-neutral-pronouns

Vestidismo

Inspirados por un lenguaraz de número, nuestro amigo Xurxo (@xurxodiz) y el concepto de hablismo que ha creado/resucitado para denunciar los prejuicios y la exclusión contra las variedades lingüísticas no estándares (dialectos, sociolectos, jergas, variantes personales…), Leti nombró este otro prejuicio: el vestidismo.

¿En qué consiste el vestidismo? En “marginar” una forma de vestir, dándole automáticamente menos credibilidad que a otras. Es vestidismo preferir las camisas a las camisetas en el trabajo, por poner solo un ejemplo. Pero este prejuicio está mucho más presente en nuestra vida, porque la ropa no deja de ser una forma de asociarnos con uno u otro grupo social, y estos frecuentemente se viven de forma exclusiva.

Cuéntenme: ¿cómo está presente el vestidismo en sus experiencias cotidianas?

El humor sobre Franco

Fer, haciendo gala de su espíritu hemerotequero, nos habló del humor que se desarrolló antes, durante y justo después del franquismo sobre su personaje central y autoritario, el caudillo. Antes de Franco (en la zona republicana durante la Guerra Civil), destacaba La Traca:

la-traca-franco

… mientras que durante destacaba el humor de La Codorniz. Sin embargo, este podría formar parte de lo que se llama antidiscurso oficial: un discurso contrario al oficial pero permitido o incluso fomentado por este, de manera que se neutralicen los verdaderos discursos contrarios al régimen.

lenguaraz-franco-codorniz

Una vez más, les pregunto: ¿cuál es su humor francoide preferido? ¿Qué otros ejemplos de antidiscurso oficial conocen?

Proyectos, proyectos, proyectos

Si algo tenemos en común los lenguaraces es que no podemos parar de crear. El lenguaracismo se define, en parte, por la curiosidad incesable y el afán de comunicar. Así que no es de extrañar que habláramos de un par de proyectos diferentes.

Por un lado, Fer nos habló de @lacabezallena, un repositorio donde nos irá contando historias interesantes y curiosas. Sin ánimo de hacer destripes, sí diré que pudimos ver en primicia algunas de estas historias, y la cosa pinta muy bien. ¡Les animo muy fuerte a que lo sigan!

Por otro, estuvimos fantaseando con las posibles aplicaciones lingüísticas de la tecnología que está detrás del meme tuitero del momento, Google Quick Draw. Por si alguien no lo conoce:

lenguaraz-google-quickdraw

¿Se imaginan poder hacer esto con dialectos? Podríamos hablarle al ordenador y que sus redes neuronales analizaran nuestra habla: su habla se parece un 10 % a la de Almería, un 20 % a la de Albacete, y un 70 % a la de Álava. ¡Sería fantástico! Además, más allá de la curiosidad, esto serviría para hacer un verdadero corpus oral y participativo de la lengua. De hecho, Leti nos habló de un proyecto similar, el Atlas oral de la Wikilengua.

Otro ejemplo sería con escritura: las redes neuronales nos podrían decir cuánto se parecen nuestras letras a las formas medias de la población, y podría así aprender y mejorar los sistemas de reconocimiento OCR que existen hoy en día. ¿Quién se anima a programar?

Bonus

Para acabar, un par de pequeños apuntes. Primero, la frase indudable de la noche:

 

Y segundo, la adivinanza lenguaraz por excelencia, de la mano de Josu:

¿Qué palabra española contiene TRES diminutivos?

 

¡Y esto es todo por esta reunión #lenguaraz, amigos! ¡Esperamos poder verles próximamente! Convocamos lenguaraz “navideño” para medidados de diciembre. 😀

¡¡Lenguabrazos!!

 

PD: en la foto de portada, brindando por todos los lenguaraces, lenguantes, letraheridos y linguaficionados. ¡Salud!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s