Gracias a la genial iniciativa de Adopta una autora, es mi placer presentarles a una de mis escritoras favoritas: Hannah Arendt, una de las pensadoras (y, de hecho, los pensadores) más importantes del siglo XX.

Arendt descubrió la esencia banal del mal (opuesta a una esencia, u origen, voluntaria, trascendental), en el juicio de Eichmann, un oficial de las SS alemanas que había tenido un papel destacado en la organización de los campos de concentración. A pesar de su origen judío y su exilio en Estados Unidos, esto fue entendido por bastantes como una justificación de Eichmann (erróneamente, en mi opinión), lo que le supuso paradójicas acusaciones de antisemitismo y un papel controvertido en la intelectualidad mundial de los años 60.

AdoptaAutora HArendt 2.jpg
Fotografía de Hannah Arendt. En la imagen que encabeza el artículo, Arendt, ilustrada por @BeaLuke para el proyecto Adopta una autora.

Sin embargo, Arendt, que no se consideraba filósofa sino teórica política, «puesto que no estudiaba a la persona en singular, sino a la humanidad», nos ha relegado importantes contribuciones al pensamiento del origen del totalitarismo, la evolución esencial de las actividades humanas, la revolución, la violencia (y su relación con el poder),  y el pensamiento.

Con mi colaboración con Adopta una autora, quiero repasar con ustedes la vida de Arendt, así como sus diferentes obras. Mientras que lo segundo lo dejaré para futuros artículos, en este haremos lo primero… Luces, cámaras y ¡acción!

Hannah Arendt nace de padres judíos en el actual Hanóver. Crece en la capital prusiana, Königsberg (Kaliningrado tras su conquista rusa en la II Guerra Mundial) y en Berlín, y marcha a hacer su doctorado a la ciudad hesiana de Márburg, donde estudió filosofía con otra de las figuras capitales del siglo XX, Martin Heidegger. Arendt y él acabaron teniendo varios romances, en una de cuyas rupturas ella dejó la Universidad de Márburg por la de Héidelberg, donde completó su tesis con Karl Jaspers. En ella, publicada en 1929, estudiaba el concepto del amor en la obra de San Agustín.

El castillo de Marburg, sobre esta ciudad, y Heidegger. No necesariamente en ese orden.

El mismo año, Arendt se casaba con el periodista y filósofo Günther Anders. Dado que era judía, el gobierno alemán le impidió la posibilidad de habilitarse para impartir como profesora en la universidad, después de lo cual investigó sobre el antisemitismo, lo que le conllevó un arresto por la Gestapo en 1933. Como consecuencia, Arendt se exilió en Checoslovaquia, Ginebra (donde trabajó brevemente en la ONU) y finalmente París, donde colaboró con el apoyo a los judíos exiliados de Alemania.

En 1937, Arendt perdió su ciudadanía alemana, y se divorció de Günther Anders. Unos años después, en 1940, se casaría con el poeta y filósofo Heinrich Blücher. Ese mismo año, Arendt era deportada al campo Gurs de internamiento, al sur de Francia. Después de unas semanas, pudieron salir del campo, y viajaron a América con la ayuda del diplomático estadounidense Hiram Bingham IV (que, en su puesto de vicecónsul en Marsella, ayudó a un total de 2500 judíos a huir de Europa) y el periodista ídem Varian Mickey Fry (que también ayudó a entre 2000 y 4000 refugiados alemanes).

Campo de Gurs, Hiram Bingham IV y Varian Mickey Fry. Esta vez sí, en ese orden.

En Nueva York, Arendt formó parte activa de la comunidad judeo-alemana, escribiendo para el periódico Aufbau, dirigiendo la investigación de la Comisión de Reconstrucción Cultural Judía Europea, y trabajando para Youth Aliyah, una organización sionista que ayudó a escapar a miles de niños del Holocausto estableciéndolos en la Palestina británica de la época.

En 1950, Arendt accedió a la nacionalidad estadounidense, y comenzó un nuevo romance con Heidegger, que duraría un par de años y le supondría problemas por su defensa del filósofo, que en los años anteriores había estado asociado con el nazismo. El año siguiente, Arendt publicaba Los orígenes del totalitarismo, en el que concluía que tras el nazismo y el estalinismo se encontraban tanto el antisemitismo como el imperialismo.

En esta década, Arendt fue profesora visitante en varias universidades europeas y americanas, y en 1959 fue nombrada primera profesora de la Universidad de Princeton. Un año antes había publicado su obra más influyente, La condición humana, en que estudia los diferentes tipos de acciones humanas, su relación con los marcos de actuación en que se mueven las personas (, en su propia terminología), y su evolución histórica.

adoptaautora-humancondition
Primera edición de La Condición Humana

Un par de años después, llegaba el momento más controvertido de su carrera, en que su defensa de la banalidad del mal en el caso de Eichmann, junto a su crítica del propio juicio, le supondría acusaciones de antisemitismo, especialmente entre los judíos. Sin embargo, Arendt siguió trabajando, y durante esta década escribió otro par de libros, Sobre la revolución y  Sobre la violencia.

En 1975, Arendt murió repentinamente de infarto, legándonos también una obra póstuma, La vida del espíritu, en que reflexiona sobre la conciencia y la moralidad a partir de su trabajo como profesora de la New School de Manhattan.

Como ven, el legado intelectual de Arendt es inmenso.  En los próximos meses, espero que lo descubramos juntos. Mientras, permítanme solo dos recomendaciones:

  • Para entender mejor el proceso de Eichmann en Jerusalén, la película Hannah Arendt, escrita y dirigida por Margarethe von Trotta.
  • Para seguir aprendiendo juntos sobre Hannah Arendt, su primer libro, Los orígenes del totalitarismo, en que me centraré en la próxima entrada.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s